Impacto de la crisis económica, social y politica en la niñez y juventud Hondureña. 

La niñez, adolescencia y juventud de Honduras, y en especial la que se encuentra en desamparo en las calles y exclusión social afrontan desde hace mucho tiempo una escalada de violencia que les afecta en su vida y bienestar.  

Honduras es un país que experimenta desde hace algún tiempo un aumento de la violencia en diversos ámbitos, ocasionadas por crisis en el marco económico o estructural, el social y el político.- Hay diversos factores que generan violencia en contra de la niñez y juventud hondureña por ejemplo: todas  las formas de poder, la pobreza, la inequidad de género, los problemas de la comunicación , la falta de valores de convivencia , la desintegración de la familia, consumo de alcohol y drogas entre otros.   

La pobreza tiene rostro de niñez y adolescencia…. 

La violencia estructural generada por un modelo económico deshumanizado  ha arrastrado a tres cuartas partes  de la población a vivir en la pobreza, siendo los grupos más vulnerables a la misma los niños/as, jóvenes y las mujeres. Una de las consecuencias  de estos altos niveles de pobreza es la desintegración de la familia, ya que entre otras cosas como estrategia de sobrevivencia las familias expulsan a los niños y niñas a las calles o promueven la incorporación de los niños /as al trabajo remunerado, el cual en muchas ocasiones significa alto riesgo para que sean explotados o ser víctimas de la esclavitud moderna como  es la explotación sexual comercial y la Trata (traffiking) o muchas familias deciden migrar o enviar a sus hijos /as en la aventura de la búsqueda del sueño americano , con la esperanza de pasar a suelo norteamericano en donde se pueda obtener un trabajo y así poder enviar remesas  o dinero a sus familias  .  

La violencia estructural, ha acrecentado la desigualdad y el sufrimiento en los sectores mas desposeídos de la sociedad, lo cual ha puesto en estado de alta vulnerabilidad y precariedad a los niños /as y jóvenes, sometiéndoles a una serie de carencias para su sobrevivencia como por ejemplo menos acceso a una alimentación nutritiva, privación de actividades educativas y de formación técnico/vocacional , los niños y sus familias a pesar de todos sus esfuerzos no tienen una seguridad social que les garantice acceso a servicios dignos en salud, vivienda , educación entre otros.  

Crisis Social que provoca violencia social…… 

 La violencia social también es parte de las crisis que abate a la niñez y jóvenes hondureños actualmente. Esta violencia aparece en Honduras desde hace mucho tiempo y la misma es producto del irrespeto  o negación de los Derechos Humanos, incluyendo  los de la Niñez. 

La niñez y la adolescencia  no han sido objeto del cumplimiento de sus derechos por parte del estado y la sociedad. La enorme deuda social que se tiene con esta población , rebasa la capacidad de las instituciones del gobierno para poder satisfacer las necesidades más ingentes de millares de niños /as y jóvenes en situación de desamparo y exclusión .- Pero también es cierto que existe una enorme indiferencia de parte de los gobiernos de turno para proteger a las futuras generaciones de relevo de la sociedad, indiferencia que hoy se refleja en niños /as y jóvenes sobreviviendo en las calles, o fuera de los sistemas educativos y sometidos a la esclavitud de la explotación laboral o económica y /sexual.      

Entre los principales tipos de violencia social que están impactando en la vida de de los niños/as, jóvenes y sus familias podemos reconocer las siguientes: 

1.- El daño al entorno familiar y de sus comunidades por contaminación, deforestación y destrucción.

2.- el abandono y la marginalización  de los niños /as y jóvenes que se ven obligados a sobrevivir en las calles. Cada día se observa un mayor número de personas menores de edad sobreviviendo en las calles, expuestos a abusos y ultrajes de todo tipo.

3.- La mala gestión de los políticos que malgastan e incluso hacen uso indebido (corrupción) de los dineros y bienes del Estado, provocando mayor pobreza y dañando  o perjudicando a los sistemas educativos y de salud

4.- El desempleo, la inseguridad, la falta de espacios de recreación, la desigualdad, la estigmatización de los pobres y desamparados son algunas de las principales  formas de violencia  que impactan seriamente en los niños /as, jóvenes y familias hondureñas.  

La crisis política un ingrediente más generador de violencia en contra de la niñez y la juventud…. 

De algo que estamos completamente seguro es que la actual crisis política que defenestro a través de un golpe de Estado al Presidente José Manuel Zelaya el 28 de Junio, no fue provocada por los niños /as y jóvenes hondureños, sino más bien por los políticos y otros grupos con interés creados para los cuales la niñez y la adolescencia no reviste mayor importancia.  

La crisis política actual ha sumergido a la población hondureña en un ambiente de incertidumbre, temor e inseguridad de la cual no están exentos  los niños /as  y adolescentes. Se ha incrementado el numero de niños y niñas que solicitan ingreso a nuestro albergue por temor a que les suceda algún acto de violencia por parte de los manifestantes  o la policía y militares que se enfrentan en las calles. Nuestros niños /as han sufrido también el efecto de los gases lacrimógenos o han tenido que protegerse o escapar de las piedras o proyectiles lanzados por los bandos en discordia. 

Otro aspecto que impacta en la vida y desarrollo social es que el sistema educativo está prácticamente paralizados por los paros de labores de los maestros que están en contra del régimen de facto, perdiéndose hasta la fecha  más de 40 días de clases en escuelas y colegios públicos, que es a donde asisten los hijos e hijas de la mayoría de la población, incluyendo los niños /as que atendemos en Casa Alianza 

El sistema de salud también ha sido afectado por la crisis, los servicios están limitados a las atenciones de emergencias, suspendiéndose las citas medicas especializadas o cirugías programadas en muchos casos, esto también ha afectado a los niños /as de Casa Alianza que tenían evaluaciones o tratamientos pendientes en hospitales del Estado.  

En el aspecto económico los niños/as y familias de escasos recursos que subsisten con la venta diaria de sus mercancías en las calles han visto mermados sus ingresos, lo cual los pone en situaciones  muy difíciles para satisfacer sus necesidades básicas de alimentación, alquiler y salud, obligándoles u volviéndolos vulnerables a ser explotados o ser sometidos a otras formas de violencia como la explotación sexual comercial o laboral.La crisis política también ha tenido un impacto institucional para Casa Alianza. De hecho las posibilidades de obtener financiamiento para el funcionamiento de los programas de atención directa a los niños/as, se ven cada vez más difíciles. La cooperación internacional  ha suspendido el apoyo a potenciales proyectos y otros definitivamente  nos han manifestado que no pueden apoyar programas de desarrollo social para grupos vulnerables, debido a que el actual régimen de gobierno no es reconocido por la comunidad internacional.  

Ésta situación es altamente preocupante para Casa Alianza Honduras ya que una  parte importante del  presupuesto de la organización  se  gestiona y obtiene a través de la cooperación internacional o la cooperación al desarrollo, que están estrechamente ligadas a la decisión que tomaran los diferentes gobiernos que se relacionan con el gobierno de Honduras, por lo cual el panorama financiero  es bastante incierto. 

Con la actual crisis política, aunada a  la  prevaleciente crisis económica global, los precios de los alimentos, insumos de higiene básica, servicios públicos entre otros se han incrementado, afectando directamente el presupuesto institucional de Casa Alianza, además de continuar deteriorándose la situación política y  económica  en el país. Se prevé un desabastecimiento de los productos esenciales para la vida diaria de las personas, lo cual traerá como consecuencia un aumento desmedido en los precios y una especulación enorme, empeorando la situación económica de las familias y también de la organización (Casa Alianza). 

La actual crisis política también está teniendo un efecto  de trauma psicosocial que ha producido colectivos de personas con relaciones sociales basadas en la violencia, la polarizacion social y creencias estereotipadas, por lo que ha provocado en los niños /as, jóvenes, personal institucional y población en general, la existencia de  personas afectadas por la desesperanza,  la desconexión cognitiva, lo cual es altamente dañino a la salud mental. Esto también repercute en el ambiente y rendimiento del trabajo en Casa Alianza y en muchas organizaciones del sector social, público y empresarial. 

Si bien es cierto que el panorama es sombrío, desolador y lleno de mucho negativismo, en Casa Alianza , abrigamos la esperanza de una solución pacifica a la actual crisis, pero también apelamos a la solidaridad de amigos /as en otros países que nos ayuden a continuar con el cumplimiento de nuestra misión de servir y proteger a todos/as los niños y niñas en desamparo que sufren y  que necesitan de nosotros para poder sobrevivir la actual situación que vivimos en Honduras.