Visión Sobre la Realidad de Honduras desde la Perspectiva de Casa Alianza

 

El año 2009 en Honduras es muy peculiar por todos los acontecimientos ocurridos  durante el mismo, la población hondureña de manera estoica ha afrontado  fenómenos naturales, brotes epidémicos de enfermedades, inseguridad y violencia, los efectos de la crisis económica global, y la efervescencia de la actual crisis política, todos estos elementos marcan la actual situación nacional y la vida de los /as hondureños/as.

 El año 2009 pareciera ser el tiempo en que las crisis económicas, sociales y políticas concurren para explosionar y tornar un panorama bastante sombrío y desesperanzador para la nación.-Pero esta realidad no es nueva en nuestro país, es la misma injusticia social, la inequidad en la distribución de la riqueza, la impunidad ante la violación de los derechos fundamentales  y otros males  a los que no hemos visto sometidos por todos los gobiernos en Honduras.

 Antecedentes importantes de conocer para comprender la situación actual y la crisis política

Estancamiento económico, social y político……..

En 1982 los hondureños/as decidieron volver al orden constitucional, dejando atrás las épocas de los golpes de estado y regimenes militares , desde esa fecha se ha acudido a procesos electorales para la elección de sus gobernantes , se cimentó durante este tiempo la “democracia electoral”, sin embargo  la visión e impresión que vislumbramos es que desde durante todo este tiempo Honduras no ha tenido un avance sustancial en desarrollo humano y que los cambios esperados para el acceso a una educación , salud de calidad e ingresos por persona  son demasiado lentos

 Esa situación se atribuye  a un crecimiento económico sin suficiente generación de empleo productivo, a una institucionalidad frágil en todos los órdenes (jurídico, económico, social y político), y niveles altísimos de corrupción.

 La pobreza que abate a los hondureños/as, nos dice que desde 1990 que se iniciaron los Programas de Ajuste Estructural de la Economía  del modelo neoliberal imperante, los niveles de pobreza no experimentan una disminución significativa, sino un aumento absoluto, desde 1990 hasta el 2009  la pobreza bajo un promedio de apenas 0.6% anual, según los indicadores oficiales, esto significa demasiado poco para el enorme sacrificio social de la población.

 

La tasa de incidencia de la pobreza  para el 2007 era de 63% del total de os hogares y la pobreza extrema se encontraba en 42.6%, lo que denota el poco impacto de las acciones de los programas de compensación de la Estrategia de Reducción de la Pobreza focalizados hacia esa población a nivel rural y el fracaso de los programas asistencialistas, como lo son el Fondo Hondureño de Inversión Social(FHIS), el Programa de Asignación Familiar, y la Red Solidaria esta ultima impulsada por el Gobierno del defenestrado presidente Zelaya, como su principal estrategia de combate a la pobreza y que fue fuertemente cuestionada por diversos sectores e incluso la cooperación internacional en su implementación, transparencia y eficacia.

 

Bajo esta circunstancia  de pobreza en el país  podemos establecer que en la actualidad con o sin crisis política,  la mayoría de los hogares hondureños buscan sobrevivir, pero pagando caro el precio de su desintegración familiar , ya sea porque miles de compatriotas deciden emigrar , como por el incremento de la participación laboral y económica de mujeres y niños /as. Claro esta que la situación política, actual ha recrudecido la situación y el panorama para los menos favorecidos de la sociedad es poco esperanzador de no encontrarse una pronta  solución al conflicto.

  

Una desigualdad que se acrecienta y presenta diversas modalidades……

 En los diferentes gobiernos que han administrado el país, incluso en el actual gobierno de facto los señales de la desigualdad van mucho mas lejos del ingreso per càpita, estas desigualdades se denotan  en la calidad y en el acceso a los servicios de salud, educación, agua potable, alimentos, transporte, justicia y democracia, persistiendo además enormes brechas de participación, bienes y oportunidades.

 

La disparidad es tal, que por ejemplo los niños más pobres solo accedan a (4) cuatro años promedio de educación, mientras que los más ricos tienen 10 años y más.- las cifras de desigualdad se vuelven más dramáticas en las zonas rurales que en las urbanas, el 42% de los niños /as campesinos son desnutridos, frente al 24.6% de las zonas urbanas, al margen de las cifras , las desigualdades se acentúan en los grupos sociales mas vulnerables: desde los indígenas , las madres solteras y los niños /as y jóvenes en desamparo y exclusión social.

 

Uno de los estudios del Banco Mundial sobre la situación de los países de América Latina respecto a la desigualdad de sus habitantes llego la conclusión que todos sabemos: El continente enfrenta enorme desigualdades con escandalosas situaciones de pobreza y marginación, un ejemplo alarmante  lo encontraron en Honduras, donde un 75 % de la población vive con menos de (2) dos dólares al día.

Esa es una de las razones que explica la emigración masiva de hondureños buscando o oportunidades.- La desigualada va de la mano de la inequidad, lo que expone las políticas represivas que se ponen en practica en un modelo económico injusto, tanto que los pobres pagan mas impuestos que las otras clases sociales. Tanto que los pobres pagan una carga tributaria de 41% con respecto a su ingreso, el 10% mas rico tiene una presión tributaria del 18.9 %.-Eso hace afirmar a ciertos sociólogos y especialistas en la temática, que el factor clave para reducir la desigualdad, demanda de emprender reformas institucionales, promoviendo que los pobres ejerzan mayor influencia  en las instituciones políticas y sociales,

Lograrlo no es fácil por la resistencia de grupos poderosos que se oponen a perder sus privilegios fiscales y económicos, y por lo tanto eso ha convertido el poder económico y político en un escenario de lucha  que también ha contribuido en parte  a la génesis y persistencia  la actual crisis política.

La lucha en la actual crisis política  no solo es por la preservación de la democracia ,la paz y la actual forma de gobierno, la cual según ciertos sectores político, empresariales y militares se vio amenazada por el proyecto de la Constituyente propuesta por Zelaya Rosales que pretendía  según los mismos sectores perpetuarlo en el poder y adherir al Estado de Honduras a un nuevo modelo político social, enmarcado en el Socialismo del Siglo XXl, impulsado desde el exterior por el presidente de Venezuela Hugo Chávez.

Por si fuera poco las tragedias naturales, los descalabros económicos como la caída de precios de productos de exportación de Honduras y otros como la actual crisis política derivada del golpe de estado o ruptura del orden constitucional son situaciones claves para ahondar las desigualdades y se necesitaran un tiempo considerable para reducir sus efectos.

En ese contexto de pobreza, la sociedad civil y la cooperación internacional coinciden  en que el desafui central que tiene la sociedad hondureña es dar continuidad a los aspectos positivos de la macroeconomía, los cuales realmente son muy pocos, pero es imperativo hacer aportes  reales y significativos en la disminución de la inequidad social que afecta directamente el capital humano.- En conclusión con altas tasas de inequidad y pobreza difícilmente  habrá desarrollo y también democracia

 

Lo social una deuda siempre pendiente……..

A pesar de los esfuerzos realizados por diferentes gobiernos de turno en Honduras, incluyendo la administración Zelaya Rosales en mejorar la calidad de vida de sus habitantes, la deuda social  en Honduras sigue siendo considerable, solo para que los lectores tengan una idea de la inversión social en  Honduras  de acuerdo al informe de Inversión  en la Infancia ¿Prioridad Nacional? De UNICEF 2007, el gasto promedio por habitante en educación al año es de $73.8, en salud $38.5, en protección social $17.4 o sea que en conclusión el gasto publico social promedio por habitante es de $130 dólares al año.

Pero la educación, la salud y la protección social de la población y la niñez en particular no solo se han visto afectados por la reducida inversión en el gasto social  por parte de los gobiernos , sino también  por la ineficiencia  e ineficacia del Sistema Educativo y de Salud desbordados en su cobertura,  también se han visto  afectados por los constantes paros de labores de los maestros y de los trabajadores de salud  que han mantenido largas luchas en las calles por mejoras salariales y respeto a sus conquistas gremiales.

En la actual crisis política estos gremio se han sumado a la resistencia popular que intenta restituir a Zelaya Rosales en la presidencia de la Republica, afectando de esta manera a miles de niños/as y jóvenes que se quedan sin recibir los servicios educativos y de salud.- Si bien es real  que los trabajadores de la educación y la salud manifiestan que luchan por la restitución de la constitucionalidad y democracia en Honduras ante el golpe de Estado, también es real que sus acciones  de protesta  contra el actual régimen de gobierno han contribuido  a poner en mayor precario el derecho a la educación y la salud de los niños /as , jóvenes y adultos.

En lo social para los /as hondureños la deuda del estado sigue siendo enorme en otras áreas como en el acceso a una vivienda digna o en garantizarle a los hondureños seguridad alimenticia que prevenga que mas niños y niñas sigan en el marasmo de la desnutrición, tal y como sucede en muchas regiones del país

La mayor debilidad radica en el hecho que la inversión presupuestaria del Estado no va acompañado del diseño e  implementación de políticas y planes de acción , tendiendo  el gobierno a diluir sus responsabilidades en la atención de la población en particular de las mujeres, ancianos y niños /as.

 

La violencia y la inseguridad……..

 Durante el año en curso, y desde hace mucho tiempo atrás, la violencia y la inseguridad son dos de los flagelos que afectan y preocupan a la sociedad  hondureña, por ejemplo los reportes del Observatorio de la Violencia , revelan que Honduras tiene un promedio de muertes violentas ocho veces superior al promedio mundial (8.1 por cada 100,00 habitantes)

 Preocupa el crecimiento del narcotráfico y su vinculación con centros de poder politico,  y publico, se establece por algunos analistas del patio el lavad0 de dólares y la denominada narco política son dos fenómenos asociados de creciente peligrosidad en la institucionalidad hondureña.

 Las repercusiones de la violencia son complejas y extensas, han producido un daño a la salud mental de la colectividad.-Una encuesta de opinión del PNUD (2008) revelo que mas del 65 % de las personas declaran su temor de caminar por las calles y un 40% expreso haber dejado de visitar a alguien que apreciaba por los riesgos durante el trayecto.

 Frente a la violencia y la inseguridad las políticas de los gobiernos han sido, muy poco efectivas, el estado hondureño se encuentra rebasado por las diferentes manifestaciones de la violencia.

 En la  actual crisis política, la violencia no ha cesado, se mantienen altos índices de homicidios o muertes violentas y no necesariamente asociados a la situación política actual.

 Durante el tiempo que ha permanecido la crisis política también ha generado diversas expresiones de violencia reflejada en los enfrentamientos callejeros y en las comunidades entre los simpatizantes del depuesto presidente Zelaya y las fuerzas policiales y militares, que han dejado como saldo personas lesionadas o heridas y también se reportan muertes de personas vinculadas a las manifestaciones publicas y que le son atribuidas a las acciones de represión de la policía y los militares, lo cual es rechazado fehacientemente por estas instancias

Seria imprudente y temerario atribuir que las muertes violentas acontecidas durante la crisis política obedecen a situaciones vinculadas a la misma, en Honduras previo al estallido de la crisis política ya prevalecía un contexto de violencia social alarmante caracterizado por accionar del crimen organizado, la delincuencia común, y de grupos o personas que  practican la comisión de homicidios al margen de la ley

 Solo el tiempo y las investigaciones de los hechos podrán dilucidar la verdad,  sí en realidad se ejecutaron o asesinaron personas vinculadas a la crisis política, lo cual de resultar afirmativo seria verdaderamente lamentable porque cualquier vida de un ser humano esta por encima de una situación política o de los intereses particulares de las clases políticas de un   país.

También la violencia desbordada en algunas manifestaciones públicas ha provocado daños a la economía  de las empresas y personas particulares que se han visto afectada por los daños a negocios y bienes y por la paralización de las labores comerciales disminuyendo sus ingresos económicos. 

Desde la óptica de Casa Alianza, siempre hemos condenado cualquier tipo de violencia, sin importar el sector de donde provenga, hemos abogado durante esta crisis política porque se respete los derechos humanos de las personas y en particular de la niñez y la juventud.

Durante la actual crisis política hemos solicitado a el Estado de Honduras se garantice la protección y la integridad física, psicológica y moral de las personas menores de edad que por una u otra razón han sido involucrados, en el conflicto politico y hemos llamado a los sectores en discordia a evitar manipular y utilizar a los niños /as en la contienda.

Sobre la Crisis Política Nacional……

Casa Alianza Honduras ha manifestado su profunda preocupación por la extrema polarizacion política, en la que esta inmersa la sociedad hondureña desde hace varios meses. Esta polarizacion que tuvo sus orígenes en los conflictos políticos en el interior de las elites políticas y económicas, y en su resistencia a encontrar una salida negociada a sus diferencias.

Esta crisis que se inscribió en el ámbito politico-socal  y que degenero en el rompimiento del orden constitucional, involucró a los tres poderes Ejecutivo, Legislativo y Judicial, al Ministerio Publico, a la Procaduria General de la Republica, al Tribunal Supremo Electoral, y al Comisionado Nacional de los Derechos Humanos.

 De parte de la sociedad, también se han involucrado iglesias, empresarios gremios, sindicatos sociales, asociaciones de productores, organizaciones étnicas, organizaciones de mujeres, medios de comunicación, estudiantes y ciudadanos en general; la crisis ha confrontado fundamental y lamentablemente, y de una manera sin precedente, a los hondureños y hondureñas. Ha sido una polarizacion que anula los juicios razonables y ponderados, fragmentando en pedazos todo intento donde pueden confluir puntos de vista opuestos para construir un camino guiado por la razón y el conocimiento.

 Las elites políticas involucraron a las Fuerzas Armadas y a la Policía para resolver mediante  el uso de la fuerza un conflicto que entra el ámbito politico, en el marco de la ley y del respeto de los derechos de la personas, y en la observación de las garantías.

 La actual crisis consta de un rompimiento constitucional para dirimir un conflicto politico,  que pone en evidencia la debilidad de las instituciones y del Estado para dar salida o solución a  un conflicto de orden interno que ha  tomado una dimensión internacional, desde el día 28 de Junio.

 

Esta crisis ha dejado en evidencia la necesidad de fortalecer el Estado de Derecho, y  la autonomía de los poderes del Estado,  que necesita de ideas claras que garanticen su desempeño, además de asegurar un sistema de contrapesos que evite la injerencia, y los atropellos de un poder del Estado sobre otros, y los excesos de malas practicas e impunidad de quienes lo dirigen.

 La presente crisis pone en evidencia la urgente necesidad de reformar el Estado, de fomentar una democracia participativa y no solo electoral, una democracia incluyente y transparente, se necesita de tener una institucionalidad no politizada y no alineada con intereses particulares o de grupos de poder

Es impostergable que los hondureños /as, nos supeditemos al imperio de la ley, pero también que las instituciones de justicia, impartan la ley de manera oportuna e igual para todos y todas en la sociedad solo de esa manera recuperaran la credibilidad perdida o menoscabada. 

No negamos que la actual crisis política, están produciendo, efectos nocivos en la población, afectando sobre todo a los mas vulnerables,  los niños /as y jóvenes y ha grandes segmentos empobrecidos de la población, se ha afectado la convivencia social, se ha dividido a la familia hondureña, estamos experimentando un stress psicosocial colectivo que provoca angustia, temor e incertidumbre por lo que podría suceder, si el conflicto no se soluciona de manera pacifica.

 A pesar de todo lo que ha sucedido creemos firmemente y abrigamos la esperanza que los esfuerzos que esta realizando la comunidad internacional y los mismos sectores que están confrontados, puedan dar resultados fructíferos para lograr el anhelo de todos los hondureños /as de vivir en paz y armonía.    

Para nosotros en Casa Alianza, es impostergable que se llegue a un acuerdo entre las partes en discordia  para finalizar con esta crisis política y que de una vez por todas nos dediquemos a construir una Nación para todos y donde se brinden mejores condiciones de vida a la niñez y juventud que no han sido los responsables de este conflicto político.

A esta breve visión de la realidad de Honduras desde la visión de Casa Alianza, anexamos, dos manifiestos de la organización relativos al impacto de la actual crisis política sobre la niñez hondureña y que esperamos sean un complemento a esta reseña sobre la realidad de Honduras.

 

 José Manuel Capellin.

Director Nacional

Casa Alianza Honduras

 

Tegucigalpa MDC 13 de Octubre 2009-10-12